17 julio, 2017

Quién soy yo?

Desde mi adolescencia he pasado por varias relaciones de pareja y todas ellas con los celos como protagonista de mi malestar dentro de ellas. Estuve años negando mis celos, no quería aceptar de ninguna manera que yo podía ser etiquetada de “celosa”. Me parecía vergonzoso y humillante. Cuando me di cuenta estaba actuando de una forma hacia el exterior, la que siempre estaba alegre, era simpática  y segura de sí misma y de una forma opuesta hacia mi interior y hacia mi pareja, con quien me mostraba apagada y triste, desganada y ofuscada, aunque sin mostrarme celosa abiertamente. Sufría en silencio.

Fue tras una relación matrimonial en la que sufría malostratos y de la que finalmente escapé para salvar mi vida,  que sentí que tenía que hacer algo con mis celos. Ante esta pareja ya me había  declarado  celosa y ya no lo escondía casi nunca.

Con mi etiqueta colocada pero todavía escondiéndome ante la mayoría de las personas, fui a buscar ayuda psicológica, no a un psicólogo tradicional, que ya había probado antes, sino, en otras terapias y procesos de autoayuda.

Este proceso comenzó en el año 2011, dónde por primera vez me atrevía a exponer ante mi grupo de trabajo Gestalt , “quiero dejar de ser celosa”. Era una formación de varios meses en la que trabajé con constelaciones familiares y terapia gestalt a la vez. Aquí no conseguí ver muchas cosas relacionadas debido a mi miedo a exponerme. Fue más bien un entrenamiento para el trabajo de después.

Más tarde decidí formarme en Programación Neurolingüística, pensando que si me enfocaba de manera concreta en el problema (mis celos) y aplicaba unas técnicas específicas en cada momento del proceso de sentir los celos, podría solucionarlo de manera práctica. Se trataba de trabajar con objetivos y ese era uno muy claro. No funcionó para mí, aunque las herramientas que me aportó como complemento son magníficas.

Comencé terapia individual con una terapeuta gestaltista y ella me recomendó hacer la formación de cuatro años. Así fue. Esta me sirvió para conocerme mucho más y enfocado a mis celos para descubrir mis proyecciones en los demás. Qué regalo! pude ver como había puesto en mis parejas aquello que era mío y tras admitirlo, sentir un gran descanso.

Aprendí a poner límites antes de que sea demasiado tarde gracias a continuar con mi terapia individual, que es además, parte de la formación obligatoria. Sentirme sostenida por un terapeuta ha sido un regalo para mi ser adulto de hoy y es una figura muy importante en todo crecimiento personal.

Con el gran descubrimiento de la formación en psicosomática clínica y humanista, dirigida por el Dr. Salomon Sellam, conseguí encontrar las fuentes de mi conflicto. No fue sólo como alumna de esta formación que conseguí hacerlo, necesité la ayuda del gran terapeuta Josep Pocurull, para poner luz en el aspecto más escondido e inconsciente de aquél momento. Para mí importantísimo para tener una vida en paz hoy, ya que yo sentía una necesidad de entender mi pasado además de aplicar una terapia en la que se parte del aquí y el ahora como es la magnífica Gestalt.

Con ella, he llegado a acceder a mi información inconsciente, descubrir las herencias familiares inconscientes, los comportamientos aprendidos inconscientes, el funcionamiento de nuestro sistema psíquico de protección y una vez puesto esto sobre la mesa, fui capaz de asumir mi responsabilidad presente.

Paralelamente a estas dos formaciones consideraba muy complementario una formación tántrika que todavía estoy llevando a cabo. La dirige la gran maestra Astiko. Con ella estoy aprendiendo de forma muy consciente y muy lenta, paso por paso, como está ocurriendo la vida en mi cuerpo y cómo éste se expresa ante un estímulo, una emoción, una situación determinada.

Esta formación la hago junto con mi pareja y este es el lugar donde pongo a prueba mis estados actuales y veo como son ahora mis comportamientos relacionados con los celos, y los comparo con los antiguos, es una gran experiencia. Ya que este es un entorno arriesgado en cuanto a lo expuesto, para alguien como yo, que sintió tanto miedo ante otras mujeres, tanta inseguridad ante otras tantas, este es el lugar de experiementación para mí.

De aquí también obtengo un buen número de ejercicios de bioenergética con los que ayudar en el proceso de descargar información enquistada y emociones ocultas  que al ser transitadas dan paso a un sentir más claro y a un comprender a un nivel corporal, emocional , mental y espiritual. Necesario para superar los celos.

Lo que me impulsa a dedicarme al acompañamiento de vuestros procesos similares al mío es una fuerza  que no necesita ser sostenida, simplemente está, se sostiene sola y trae con ella una experiencia que necesita ser compartida .

Mi profesión fue durante doce años pastelera, primero me dediqué a la pastelería japonesa, en el año 2002, tenía mi obrador junto con mi pareja y elaborábamos y distribuíamos los postres a los restaurantes japoneses de la ciudad condal y, luego, me dediqué durante un tiempo a la pastelería más convencional de forma menos intensa y mientras estaba en el proceso de formarme para trabajar sobre mis celos. Finalmente dejé por completo el trabajo porque sentía que algo más poderoso estaba despertando en mí, y eso es lo que ahora tengo para ofreceros y ese es el motivo de que yo ahora esté escribiendo estas lineas.